6 diciembre, 2022

Cuba busca legalizar el matrimonio igualitario en un histórico referéndum que divide a la disidencia

El gobierno convocó para este domingo a una consulta sobre el nuevo Código de Familia. Otorga derechos a las minorías sexuales, pero crece la polémica sobre la sustitución de la patria potestad.

Cuba realizará este domingo un referendo sobre el nuevo Código de Familia que divide a la disidencia interna en torno a temas como el matrimonio igualitario y una polemica reforma sobre la “patria potestad”.

El documento, aprobado en julio por el Parlamento, impulsa por un lado derechos como el matrimonio entre personas del mismo sexo o la adopción homoparental, una deuda histórica de la Revolución que en el pasado combatió a las minorías sexuales y hasta recluyó a gays, artistas y opositores en las llamadas Unidades Militares de Ayuda a la Producción (UMAP), verdaderos centros de reeducación ideológica a inicios de los 60.

Pero por otro lado, la reforma sustituye la tradicional “patria potestad’ por una “responsabilidad parental” que a juicio de activistas servirá para chantajear a disidentes con la amenaza de quitarle a sus hijos “si observen una conducta viciosa, corruptora o delictiva”.

El nuevo Código de Familia deberá ser aprobado por el 50% más uno de los votos para entrar en vigencia. La Iglesia Católica cubana manifestó su desacuerdo con la reforma y pidió votar con “conciencia” en medio de una profusa campaña oficial para aprobar la iniciativa.

Una deuda histórica de la Revolución cubana

Para las minorías sexuales la reforma pone un punto final a décadas de persecuciones y homofobia que el cine cubano retrató en la exitosa película “Fresa y Chocolate”, codirigida por Tomás Gutiérrez Allea y Juan Carlos Tabío, candidata al Oscar por mejor filme extranjero en 1994. La cinta narra la amistad entre un militante comunista lleno de prejuicios y un joven artista gay a fines de los años 70 en La Habana.

El activista LGTB y vocero de la plataforma disidente Archipiélago, Daniel Triana, dijo a TN que votará por el “Sí” en la consulta y afirmó que el nuevo Código de Familia en general “es positivo”.

Un automóvil pasa frente a una valla en La Habana que llama a votar por el SI en el referendo popular del nuevo Código de las Familias (Foto. EFE)
Un automóvil pasa frente a una valla en La Habana que llama a votar por el SI en el referendo popular del nuevo Código de las Familias (Foto. EFE)

“No puedo opinar sobre todos los aspectos porque no tengo una familia propia, no tengo hijos. Hay muchas situaciones que refleja el codigo que no las he vivido de cerca y no puedo opinar. Pero a simple vista es la medida mas plausible que ha tomado el gobierno cubano en muchos años”, aseguró.

Para Triana, “es una reforma muy progresista en la que ganan los sectores mas desprotegidos de la sociedad. Lo que a mi me intersa son los derechos de las minorías sexuales, como la reproducción asistida, el matrimonio igualitario y la adopción homoparental. Estoy a favor del código, insto a las personas a votar por el Sí y al mismo tiempo reconozco que el documento está siendo instrumentalizado fuertemente por el gobierno como un referendo que les garantice la continuidad o un rédito politico a su favor”, sostuvo.

“He visto tuits de embajadas diciendo que dar el Sí al código es darle el sí a la Revolución cubana y eso es descabellado porque hay muchas personas como yo que disentimos totalmente del gobierno y que sin embargo reconocemos que, más alla de ideologías y visiones políticas, es un documento que va a beneficiar a miles de personas”, enfatizó.

La oposición de la Iglesia cubana

Los referentes de la Iglesia Católica cubana lanzaron fuertes cuestionamientos a la iniciativa y pidieron votar con “conciencia” en el referendo.

En un comunicado la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba advirtió que “el matrimonio entre hombre y mujer, que es la base natural de la familia, no puede ser desplazado o deformado para dar paso a otras maneras construidas legalmente”. Además rechazó la adopción homoparental y aseguró que la gestación subrogada, llamada “solidaria” en el nuevo código, “no es ética ni adecuada”.

Los obispos cuestionaron también la campaña oficial a favor del “Sí” en el referendo y remarcaron la falta de información plural para que el votante pueda tomar una decisión formada. “Para que el voto sea tal, se requiere contar con pluralidad de información que permita al ciudadano asumir su propia decisión”, advirtieron.

Las fuertes críticas de la disidencia a la sustitución de la patria potestad

La reforma además incluye cuestiones relativas a la violencia de género, la protección de los niños, los discapacitados y las personas mayores. Pero un punto en especial ha desatado los mayores cuestionamientos en la disidencia interna: la sustitución de la “patria potestad’ por una “responsabilidad parental” que a juicio de activistas representa una mayor intromisión del Estado en las familias.

En uno de los articulos del nuevo código se establece que uno o ambos padres pueden ser privados de la patria potestad en casos en que se observe “conducta viciosa, corruptora o delictiva”. Además impulsa formar a los menores “para la vida social” e inculcarles el amor a la familia y a la patria, así como el respeto a sus símbolos y a las autoridades.

El disidente Guillermo Fariñas, citado por el sitio Libertad Digital, dijo que detrás de los derechos a las minorías sexuales el nuevo código esconde una estrategia para “disminuir en una mayor proporción las potestades de los padres o adultos responsables de los menores” y así “poder chantajearlos afectivamente”.

Desde el oficialismo, el exministro de Cultura y presidente de la Casa de las Américas, Abel Prieto, denunció intentos de manipulación del proyecto. “Gente oscurantista trata de confundir a personas desinformadas. Emplean falsos principios morales vs un Código basado en el respeto, en el amor, en la dignidad plena del ser humano”, escribió el intelectual en su cuenta de Twitter.

Pero activistas recuerdan que los disidentes suelen ser acusados de “conductas delictivas” por las autoridades, como ocurrió con los cientos de detenidos  tras la ola de protestas del 11 y 12 de julio de 2021 que sacudieron la isla. Por ello temen que el gobierno tenga con esta reforma las herramientas legales para amenzar a los opositores con quitarles la tendencia de sus hijos. De aprobarse el referendo, advirtió Fariñas, “los hijos les pueden ser quitados por ley”.

About Post Author

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: